Los Inéditos recopilan su producción musical entre 2006 y 2014 en un disco para decir adiós como un Número Uno

La primera vez que oí un tema grabado de los barceloneses Inéditos fue una genial versión del “It Seemed So Easy” de los Raspberries. Estaba incluida en una bonita selección de covers de la banda de powerpop de Cleveland, editada por el sello Clifford Records en el año 2010. Los catalanes aportaban, con un gusto exquisito, una interpretación muy bien compenetrada de banda y voz que iba más allá de la veneración por el original para dejar muy claro que talento y destreza no les faltaba. Desde entonces, me interesé en varias ocasiones sobre la posibilidad de que editaran su flamante repertorio con alguna discográfica. Me constaba que no solo atesoraban fascinantes versiones sino que incluso tenían temas propios muy remarcables que no habían pasado, lamentablemente, de maquetas. Ahora, en este difícil 2020, ha visto la luz un recopilatorio  de la mano de Producciones Acaraperro y Rocksound, que recoge sus creaciones grabadas entre 2006 y 2014 durante distintas sesiones. Se recogen un total de 19 cortes de los cuales dos son versiones, una de los Pistones y otra de los Beatles, con los que queda de manifiesto que fue una gran banda, que hubiera merecido tener su espacio en el mundo discográfico y que más allá de la nostalgia para sus componentes, nos confirman que el suyo fue un proyecto altamente enriquecedor que justifica, como poco, este homenaje final.  Parafraseando dos de sus canciones, con este disco nos dicen adiós como todo un Número Uno.

Trayectoria

Los Inéditos fueron Alfonso Bonmati (guitarra y voces), Joan Soriano (voz), David Abadia (bateria y coros), y Aitor Puertolas (bajo y coros). Bonmatí había formado parte de los Parkinson D.C.  Soriano tuvo otros proyectos anteriores como Demenciales, The Jhu, entre otros como The Smoke Rings.  En un principio, a Alfonso y Joan se les unió Cristina (Fresones Rebeldes) y Didier (Greedy Guts)). Dieron un primer concierto en 2007 y sacaron un Ep compartido con tres bandas para la Fonográfica General más una versión de los BB Sin Sed para un Cd homenaje a su manager (Rocanrol Animal-Tributo a Saba). Años después abandonan Didier y Cristina por falta de tiempo y entra David Abadia (The Polaroyds) a la batería aunque también tocaría bajo y alguna guitarra en la primera maqueta. Pocos meses después se incorpora Aitor Puértolas al bajo quien toca ya desde la sexta canción de este recopilatorio.  Ya en los últimos meses, sigue explicando Soriano en la presentación incluida en el Cd, estuvo Claudio Galesmer (Las Sombras) a la segunda guitarra en ensayos. Finalmente, deciden aparcar el proyecto por imposibilidad de alternarlo con sus respectivos trabajos. En total, dieron seis conciertos más una actuación en la radio; grabaron un par de maquetas e incluyeron  algunas canciones en recopilatorios de homenajes a Stiff records, Código Neurótico, Raspberries o en un par de volúmenes de Pop Parade del sello Rock Indiana.     

Maqueta

Los temas que recoge este disco son casi todos de Alfonso Bonmatí, excepto “We Say Yeah” que es de Joan Soriano. Los dos colaboran en “Sin decir adiós”  y “Número Uno” y “Tú quieres más” en el que también compuso Aitor Puértolas. Bonmatí y Abadía crearon “No es para tanto” y Puértolas más Bonmatí, “Bad Times”. También hay un par de versiones: del “Things we said Today” de los Beatles y “Que el sol te dé” de los Pistones.   Grabado por David Abadía, la dirección de arte corre a cargo de Joan Soriano y la maquetación de Marc  Argenter.    

Las canciones

El disco se abre con “Love me Too” y sus riffs de guitarras 60’s, con voz cristalina desgranando una bonita melodía, respaldada por una perfecta sección rítmica. Cambios armónicos emocionantes, cargados de pasión, en este beat fascinante.   Sigue con “Get Around”,  de nuevo en inglés. Una canción de guitarras poderosas, marcando el tempo auxiliadas por bajo y batería mientras la entregada voz principal nos cautiva con fraseos y coros. Tema potente de una gran prestancia mod.  Continúa mediante “Drummer Song” y su original arranque de guitarra más bajo, auxiliados por batería,  a los que se suma la voz en otra exhibición de talento compositivo e interpretativo entre coros atmosféricos. De nuevo descargan toda la emoción en el estribillo consiguiendo otra auténtica maravilla de canción con matices que apuntan a una psicodelia pop.  

A continuación oímos “No es para tanto”, primer corte cantado en español con el mismo dominio del hecho aportando una impronta nada desdeñable entre detalles de pop poderoso.  Riffs afilados para amenizar tiempos en los que “es tarde ya para volver a atrás, no es para tanto, no hay vestiduras que rasgar… no volverán aquellos tiempos pero no importa…”. Corte con aires melancólicos a base de recuerdos “dulces mentiras del ayer” entre fantásticos arreglos para guitarra, bajo, batería y voz.  Prosigue con “Can’t Stop The Rain” con la que vuelven al inglés procurando un tema de entrada fulgurante a base de batería, guitarra y bajo a los que se suma la voz principal generando instintos poderosos, imparables, de forma resuelta, ágil y contagiosa.  El siguiente tema es “We say Yeah”, otra combinación estelar de beat sixties interpretada magníficamente, conjugando voz y banda con un poder convicción irreprochable.  Quizá su tema más conocido, en el que emergen todas sus excelencias con unos resultados esplendorosos. 

Los Inéditos. Aurora Olivares

Le sucede “Tonight” con entrada de batería, bajo y guitarra persistentes sobre los que la voz principal se explaya a gusto regalándonos  otra remarcable melodía teñida de detalles setenteros y ochenteros que penetran en el consciente con una facilidad encomiable entre momentos sonoros que se redimensionan absorbiendo toda la atención del oyente más esos efectos estratosféricos finales.  Llegamos a “Sin decir adiós”  en la que, de nuevo en castellano, la banda  nos canta con predisposición a embelesarnos sin remisión. Nos dicen: “te vas sin decir adiós, sin mirar atrás, ni respuesta ni por qué, dejando tu vida escrita en un papel… qué puedo hacer yo…fuera de control, tantas cosas por hablar” con detalles de teclado muy “atractivos”. Pasamos el meridiano del disco con “Número Uno” con inicio misterioso al que se añade la voz para ofrecernos  una declaración amorosa en español: “tú sabes que me siento bien de la cabeza a los pies, cuando estás a mi lado no dejo de pensar, esto no tiene que parar… ahora que estoy contigo, esto sí que es de verdad, no es un sueño perdido, te quiero más y más…”.

Encaramos la segunda mitad con “Good Things” regresando al inglés y a su vertiente más beat 60’s con otro tema en el que hubieran quedado de maravilla esos metales que se intuyen. Canciones repletas de matices alegres que invitan a despejar la mente, a olvidarte de los problemas con cosas buenas de verdad.  En la sensacional versión de “Que el sol te dé”  reafirman la belleza de esta canción con un toque “inédito” para “que la noche sea eterna, que tú me puedas mirar, no hace falta que comprendas, que el sol te dé, de lleno en la cara al amanecer, que no te deslumbre”.

Los Inéditos. Foto: Ran-el-Cabrera

Con “Can’t wait to Know you better” despliegan todo ese encanto natural del powerpop con una preciosa melodía muy bien interpretada en la voz arropada por una no menos extraordinaria banda.  Seguidamente nos ofrecen “Pretty Little Silly Girl”, otra  maravilla de sonoridades resplandecientes  en el idioma británico, con una ternura inconmensurable que deriva a otro ejercicio rítmico tan metódico como cautivador. Metrónomo de emociones marcadas al detalle con una capacidad sublime de conectar con el oyente.  La segunda versión es del “Things we said today” de los Beatles en la que los Inéditos demuestran no solo el poder de atracción que ejercía sobre ellos la obra de los Fab Four sino que son capaces de realizar una interpretación impecable sobre una canción no tan habitual entre las adaptaciones más recurrentes. Después nos ofrecen “Tú quieres más”, en español, con arranque de bajo y batería aproximándose a un punk pop para definir este tema de desamor. Nos cantan: “Estás buscando soluciones…es difícil arreglar esta solución… no sé si te quiero… estás tratando de quedar conmigo…tu quieres más…es hora de decir la verdad y ver qué pasará” .

Van cerrando con otras tantas canciones más en inglés como “Believe me”, de factura beatle con exquisita elegancia y determinante  emoción entre juegos vocales, líneas de guitarra ágiles y percusión más bajo consistentes.  Tras este tema suena “Every Single Day” con matices de powerpop americano en otro ejercicio de estilo que confirma, por enésima vez, todo lo mucho que hubieran aportado esta banda a la escena estatal si hubieran tenido el respaldo necesario para superar precisamente el nombre genérico que les identifica.  Juegos corales de primer nivel, una banda inspirada y una no menos entregada voz logran construir canciones propias inolvidables. El penúltimo corte se titula “Bad Times” con un devaneo de guitarras, efectos, bajo y percusión más voz sensual dando forma a una canción muy sugerente, en cierto modo intimista, con la que demuestran un amplio registro de estilo que resulta irresistible a los amantes de las raíces sixties y del pop en general.  Se cierra el disco con “Ana Lee”, la última excelencia de este recopilatorio, absolutamente esencial, en la que se dan la mano todas y cada uno de sus excelentes recursos, con silbido y órgano más solo de guitarra incluido, en este caso desde la calma y la introspección aunque, eso sí, siempre emanando un estilo indudable repleto de ideas muy enriquecedoras y emocionantes.  

Reflexión final

Explica Joan Soriano en el texto biográfico  que puedes leer en el disco: “Teníamos cantidad de canciones propias aunque muchísimas no se llegaron a grabar nunca y otras no han reunido la calidad técnica mínima como para incluirlas en este disco. Este es el material que registramos en distintas sesiones. Hacíamos versiones…pero ninguna grabada en estudio…Una pena”.  Y acaba diciendo, “esperamos que lo disfrutes”, porque este disco no es el principio de nada, sino el final. Los Inéditos no tienen previsto volver a reunirse y este álbum es un regalo a los fans que, de un modo u otro, conocieron de su existencia. Y la verdad, se agradece y mucho que hayan tenido el detalle de recoger sus canciones para facilitarnos el recuerdo de una banda que, probablemente en otras circunstancias, hubiera conseguido estar en lo más alto del candelero del powerpop no solo estatal sino también internacional. Tal y como ellos titulan en una de sus fascinantes canciones, quizá no sea para tanto, pero si quieres más aún puedes conseguir una copia del recopilatorio que te vendrá muy bien para superar, al menos con buena música, estos malos tiempos que nos ha tocado vivir.         

Nota: El disco solo está a la venta en: Lullaby Vintage Boutique. Carrer de la Riera Baixa, 22, 08001 Barcelona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s