Sweet Grooves records edita el Lp de debut de Dead Sequoia, un “subidón que da más sentido a la vida”

En 1860 un hombre llamado Juan Ibarrondo plantó en un jardín de Vitoria-Gasteiz una  secuoya procedente de la exposición de Bruselas de 1858. El majestuoso árbol ha llegado a superar en la actualidad los 8 metros de perímetro y los 40 metros de altura. Desafortunadamente, en 2014 un informe encargado por el Ayuntamiento de Vitoria y la Diputación de Álava analizó las causas del mal aspecto que presentaba y llegó a la conclusión de que había muerto atacado por un hongo.  Al tratarse de un ejemplar único, catalogado como singular en la capital vasca, se decidió no talarlo para conservarlo como símbolo.  El árbol forma parte del ámbito cotidiano de los gasteiztarras, entre los que se cuentan los componentes de esta banda llamada precisamente Dead Sequoia que acaban de sacar en vinilo su primer disco con la discográfica Sweet Grooves records. Se incluyen ocho canciones en las que mezclan detalles de garage, surf, y punk. Mediante ideas potentes y bien ejecutadas, nos hablan de situaciones reales aunque con matices inventados que las redimensionan para hacérnoslas llegar hasta nosotros con toda su fuerza  mediante  golpes de efecto instrumentales y vocales de impacto dignos de los mejores combos de rock and roll.

Trayectoria

0014408729_10
Dead Sequoia. Foto de Donca
Contraportada

Dead Sequoia se forma en el año 2016 en Vitoria-Gasteiz con músicos procedentes de bandas locales.  Tal y como iniciábamos esta reseña, toma su nombre de la secuoya muerta situada en el centro de la mencionada ciudad.  Ellos son Ibai Urdiroz a la voz principal, Igor Peralta a la guitarra y coros, Sergio    Gil al bajo y coros, e Ibon Guillén a la batería quien fue reclutando al resto de componentes. En octubre del año  2018 publican un single doble grabado en el local de ensayo, mezclado por Dani “Duranetxe” y titulado “Bailando solo”, de cuya canción se hizo un videoclip dirigido por Xabi Vitoria. Animados por la buena aceptación del single, en diciembre deciden  grabar más canciones. Contactan con Martín Guevara (Capsula) con el que graban un EP de ocho temas.

Dead Sequoia. Grabando en el estudio

Los temas de su nuevo trabajo se grabaron en Silver Recordings Studio entre los días 27 y 29 de abril.  Guevara se ha encargado de grabar, mezclar, masterizar, y producir el disco, con asistencia de icnta de Ainara Junguitu. Empezó estando disponible en plataformas digitales y CD desde el 28 de mayo de 2019. Ahora, lo edita en vinilo de 12″ Sweet Grooves records. El llamativo diseño artístico es de  Zirriborro.

Las canciones

El disco se abre con “No quiero nada de ti”, tema de desamor con las ideas muy claras: “Por las malas yo aprendí que me enferma estar junto a ti. Ya no quiero sufrirte más, márchate muy lejos, cambia de ciudad”. Musicalmente se trata de un excelente tema con riffs aguerridos de guitarra “garajera” más una conjuntada y tremenda sección rítmica de bajo y batería, con entregada voz principal.  No falta un fuzzcinante momento solista a cargo de la guitarra que aporta fraseos lisérgicos. Sigue con “Surfero de interior” aunque “no tiene sentido pero es mi pasión…si el cuerpo aguanta, no pienso abandonar”. Y esa pasión se manifiesta mediante imaginativas descargas de guitarra eléctrica,  solo incluido,  entre ritmos tribales con matices de surf and roll dando cobertura a la persuasiva voz principal envuelta en coros.

49899864_2163610540572432_1398040558114439168_n
Dead Sequoia. Foto de su facebook

Continúa con “Ámame o mátame”, otra excelente muestra del talento de esta formación que en este caso arranca con potente  bajo cuya línea rítmica se completa con hiriente guitarra y persistente batería.  Mientras, la gran voz solista, con coros surfers, desgrana la melodía de esta gran canción protesta:  “si la envidia es quien nos guía, si el hermano nos da igual, si avanzamos sin remedio hacia la guerra global y si ya no estamos juntos, yo por quien voy a luchar, esto no tiene sentido, acaba conmigo ya…ámame o mátame”

25438647_1938560346410787_163906195079061465_o
Dead Sequoia. Foto de su facebook

Llegamos a “Insomnio” con exquisito inicio de guitarra de rock and roll y perfecta línea de bajo más milimétrica batería dando forma, con la voz principal, a un cautivador tema de rock and roll  tenebroso con enorme poder de seducción en el que “los fantasmas salen, vienen a por ti, a través de la almohada te van a cantar con su canción de miedo tendrás que bailar”.  Le sucede “Amor de antro” con entrada de batería tribal y múltiples matices así como resoluciones melódicas como rítmicas de jugoso rockabilly. Nos cantan:  “Cuando yo llegaba al antro, tú siempre estabas allí. Que lo nuestro era imposible, tú me avisabas a mí, besos en la barra y el baño para follar. Cuando me marchaba, tú allí te solías quedar…”.

51663321_2186415734958579_8419612411132116992_o
Dead Sequoia. Foto de su facebook

Van acabando con “No sé qué hacer”, un tema cargado de odio existencial para “hacer que explote la humanidad vil”. Curioso corte en el que hilvanan con suma maestría recursos guitarreros entre ritmos cortantes, con tempo bailable, conformando un tema alocado que te atrapará de principio a fin.  El penúltimo corte se titula “Haznos el favor”, en la que manifiestan la intención de que “tu mierda no la quiero oír…Todo el rato escuchar tus mentiras. Aguantarte el rollo nos jode la vida pero hasta aquí no quiero más. Córtate las venas o ahórcate ya”. Penetrante juego beligerante de guitarras, voz, y rítmica,  conformando un tema salvaje con detalles de garage rock entre oscuros riffs y líneas solistas descomunales. Acaba el disco con “Me da igual”, la última de las reivindicaciones vitales de este excelente trabajo construido sobre momentos cotidianos nefastos como los descritos en “un día de mierda”. Con empuje, actitud y ganas de superar todo los inconvenientes, nos ofrecen otro tema muy bien compenetrado de arreglos ácidos y aportaciones geniales por parte de cada uno de sus componentes. Juntos logran el efecto de “en mis labios pongo una sonrisa pa´vencer a este día de mierda yo no sucumbiré . He buscado algo que me dé un subidón, yo paso de todo gritando esta canción”.

Reflexión final  

32430392_2008973979369423_1739549526831661056_o
Dead Sequoia. Foto de su facebook

Los árboles de secuoya son verdaderos colosos de la naturaleza, llegando a vivir entre 2 mil y 3 mil años.  La fatalidad en forma de hongo ha acabado con la vida del magnífico ejemplar de la capital alavesa pero hay muchos ejemplos de robles o pinos monumentales que permanecen en pie, incluso 100 años después de su muerte, algunos sin requerir ningún tratamiento.  No parece posible que algún día lejano reverdezca tan significativo árbol aunque su memoria seguirá presente con su imponente presencia y dando nombre a tan singular grupo de rock and roll. Una banda de la que esperamos numerosos signos de crecimiento en forma de más canciones tan penetrantes y convincentes como las incluidas en este disco que te presentamos. Ellos mismos nos cuentan que “nuestro sonido sucio, riffs salvajes y ritmos bailongos generan unos directos vibrantes que no dejan al público impasible”. No dudamos que su punto fuerte sean esos directos, definidos por los que han tenido la suerte de verles como “muy potentes y muy divertidos”, pero por mucha actitud y empeño que suban a las tablas, no sería posible tamaña repercusión sin canciones tan vibrantes como éstas.  Así que, parafraseando algunos versos del disco, hazte un favor y escúchales, porque la vida sin proyectos tan generosos y alentadores como el suyo, carece del sentido necesario para vencer a esos días de mierda.

Nota:  Puedes escuchar las canciones en el bandcamp. Puedes adquirir una copia del Lp en vinilo o en Cd en la web de Sweet Grooves records.